Titiritero de ¿Quieres ser John Malkovich? presenta por primera vez su show en Chile

Ha trabajado con Spike Jonze, Sam Raimi, The Cardigans y Ellen DeGeneres, pero si lo ve por la calle cuando esté en Santiago es muy difícil que lo reconozca, sobre todo si anda enguantado. Phillip Huber no es un rostro, Phillip Huber es un par de manos. Las de uno de los marionetistas más destacados de Estados Unidos. Las que en ¿Quieres ser John Malkovich? parecían ser de John Cusack trabajando como titiritero. Las que movían los hilos en el video Been it de The Cardigans. Las que el 26 y 27 de mayo presentarán su show por primera vez en un escenario chileno, el Teatro Nescafé de las Artes, como invitado estelar del festival La Rebelión de los Muñecos.

Además de manipularlas, Huber es quien hace nacer y morir a sus marionetas. En ese universo, la gestación tarda 400 horas, el aprendizaje requiere años y la muerte los puede llevar al descanso eterno en una bodega o a la reencarnación en una nueva figura. A Chile, Huber traerá 12 de ellos. 12 figuras de madera que protagonizarán Suspended animation, espectáculo armado a partir de viñetas de 3 a 5 minutos, en las que cada uno hace su gracia musical, circense o de vodevil. Así, aparece una tremenda cantante de jazz, un contorsionista tipo Cirque du Soleil, un cejudo violinista y hasta un perrito. “Este tipo de show no tiene barrera de lenguaje”, dice Huber a La Tercera . Y sin más límite que la extensión de sus hilos, el show ha estado en Japón, Francia, Suiza, Noruega, España, Brasil, Irlanda, Corea del Sur y en su natal Estados Unidos. Ahí, Los Angeles Times publicó que “el espectáculo celebra su extraordinario nivel de maestría elaborando y maniobrando títeres originales” y que “el detalle realista de cada uno es asombroso”.

Asombroso es que Huber, como Shakira, estuvo en Chile antes de su consagración. Y dos veces. Vino a presentar pedacitos de sus espectáculos a dos programas de televisión. La última de esas visitas fue a principio de los 90. Luego, en 1999, se estrenó la película que tenía por título esa pregunta que más de algún cinéfilo se habrá hecho: ¿Quieres ser John Malkovich? La cinta de Spike Jonze, con guión de Charlie Kaufman y actuación de Cameron Diaz, Cusack y el propio Malkovich le dio a Huber una inesperada fama gracias a tres secuencias de marionetas, una romántica, otra de baile enloquecido y una un pelín subida de tono. “Fue una maravillosa experiencia creativa para mí. Amé los retos que me planteaba la creación de acrobacias ‘imposibles’. Spike Jonze me dio gran libertad artística para experimentar con la articulación de los muñecos y ensayar varios meses antes de comenzar a filmar”, cuenta Huber desde Estados Unidos. Esta no ha sido su única experiencia en cine.

La secuela del Mago de Oz que Disney estrenará el próximo año mezcla personajes generados por computador con actores como Rachel Weisz, Michelle Williams y James Franco. Pero para que el elenco no le hablara al vacío durante las filmaciones de Oz: The great & powerful, el director Sam Raimi le pidió a Huber que manipulara marionetas que hicieran los movimiento de esos personajes aún invisibles, tarea que acaba de terminar.

Festival de manipulación

Nueve distintas formas de rebelarse se verán en el festival de teatro de muñecos y objetos creado por Jaime Lorca que se hará entre el 23 de mayo y el 3 de junio.

Además de Huber, para La Rebelión de los Muñecos ya está confirmada la compañía Viajeinmóvil de Lorca con Gulliver y La Polar, los belga Point Zero con dos obras de Alejandro Jodorowsky (Trois vieilles y L’ecole des ventriloques), las tropas brasileñas Catribum con O trem da memória y Morpheus Teatro con O principio do Espanto, los españoles La Mona Ilustre con Las cosas también tienen mamá y los peruanos Hugo & Inés con Cuentos pequeños.

Artículo escrito y publicado por Estefanía Etcheverría en la versión impresa del diario La Tercera, el viernes 13 de abril de 2012.

Deja tus comentarios

Deja un comentario