Silvia Pérez Cruz y la tradición

Marisol García
Marisol García

Uno podía apostar el año pasado, al esperar su debut en Chile, que conocer en vivo el trabajo de Silvia Pérez Cruz iba a ser una experiencia intensa. Su voz enfática y la exigencia musical autoimpuesta en los arreglos de sus grabaciones están ahí en sus discos como anuncios de algo grande, desde los primeros en colaboración, a mediados de la década pasada, hasta la sólida producción solista que ha levantado con cuatro títulos entre 11 de novembre (2012) y Vestida de nit (2017) (este último, lanzamiento de hace menos de un mes, trabajado y presentado en vivo con quinteto de cuerdas).

Y sí que fue intenso, pero también hubo algo más. El recital ofrecido por la catalana el 21 de abril de 2016 en el Teatro NESCAFÉ de las Artes junto a un trío de instrumentistas incorporó al menos dos elementos inesperados para quienes hasta entonces la conocíamos sólo en grabaciones. El primero es el de un encanto escénico que más que carisma personal (que lo es) parece enlazar su canto en vivo al de una tradición anterior, aquella que confiaba la divulgación de canciones a la transmisión oral, frente a audiencias reducidas y espontáneas, ajena a las rigideces que impone asociar la música a una dinámica de competencia y promoción. La frescura de Silvia Pérez Cruz en vivo, su viveza y convincente sensibilidad, son, a sus 34 años, un don que uno espera no se agote.

La segunda marca de aquel concierto fue la prestancia con que éste hizo dialogar su repertorio propio con la canción iberoamericana, con citas a Amália Rodrigues y Simón Díaz, en deuda y homenaje hacia una cadena de interpretación conectada a un sentir distintivo, donde de seguro la cantante nacida en Palafrugell (Gerona) ya puede también ubicarse. Es un saludo que se confirma ahora en el nuevo disco Vestida de nit, compuesto precisamente por versiones suyas para antiguas composiciones de autores peruanos, portugueses, brasileros e incluso un saludo al canadiense Leonard Cohen. La cita a repertorios ajenos es algo que estuvo antes en su discografía (en Granada, por ejemplo), y que, en su caso, ayuda a entender mejor desde dónde avanza y a dónde va su música poderosa. Silvia Pérez Cruz puede estar en el cauce ancho de la mejor canción en castellano, y el privilegio de escucharla en vivo es, por eso, la cita con música destinada a trascender.

Marisol García es periodista y autora del libro Canción valiente.

Comentarios