Sebastián Kauak: “en la India se vive la música en cada momento”

El grupo de música clásica de la India Krishna Sambandha vuelve al Teatro NESCAFÉ de las Artes para presentar su segunda placa, titulada Two bright moons, en un concierto que se realizará el domingo 10 de diciembre, a las 19:30 horas.

Two Bright Moons es innovador y se sumerge en ritmos musicales nuevos, pero conservando lo clásico de la India”, afirma Sebastián Kauak.

Se trata de un álbum que, al igual que su debut, contó con la colaboración del productor chileno Christopher Manhey, quien tiene una exitosa trayectoria que incluye un premio Grammy por su participación como ingeniero en el disco Déjenme llorar de Carla Morrison.

Así, la agrupación llegará por segunda vez a nuestra sala para traer nuevamente lo esencial de la cultura de la India a través de la música, en un espectáculo que promete involucrar al público presente.

Creada con la idea de conservar y difundir el aspecto clásico y devocional de la milenaria música de la India, Krishna Sambandha está conformada por Eduardo Pérez (Abhimanyu Das), Eva Elias (Ekatma Dasi), Yohana Aravena (Yamuna Priya Radha), Diego Maldonado (Visvanath Cakravarti Thakur Das) y Sebastián Kauak (Sri Bhakti Das).

Con este último conversamos sobre su experiencia en la cultura de India, el desarrollo de la agrupación, su relación musical con la maestra de danza clásica de la India Usha Vikas y su próxima presentación en el Teatro NESCAFÉ de las Artes.

– ¿Cómo nace la idea de investigar sobre la música de la India?

Este interés partió como algo más filosófico que hasta ahora se mantiene como en sí mismo con la música. La música de la India está siempre conectada con la parte más filosófica de la vida, la conexión con la divinidad, la conexión con lo espiritual, entonces en India no hay mucha diferencia entre lo que es la vida diaria y la música, la música está presente desde el momento del nacimiento hasta la muerte, en todas las actividades más importantes de la vida.

– Fuiste becado por la Embajada de la India en Chile, ¿cómo fue ese proceso?

Bueno, yo empecé a estudiar aproximadamente en marzo de 2005, con el maestro Millapol Gajardo que es el ícono de la música clásica de la India en Chile, y después de varios años estudiando con él, tiempo en el que participamos en varios programas culturales organizados y en representación de la embajada, me concedieron una beca para estudiar en la India sitar y surbahar, dos instrumentos que son de 20 cuerdas y pertenecen al norte del país.

– ¿Cómo fue esa experiencia de vivir en la India?

Fue una experiencia maravillosa. Siempre es una experiencia muy bonita porque todo es bien diferente y se vive la música en cada momento. Conocí a grandes maestros de la música de la India, entre ellos a Pandit Yograj, que es mi maestro de sitar, pero también estuve en contacto con otros maestros como Ustad Shahid Parvez, que es el más reconocido satirista del mundo. Entonces siempre la experiencia de volver a India es buenísima porque musicalmente uno aprende mucho.

– ¿Y el nombre Sri Bhakti Das lo obtuviste en la India?

No, ese es un nombre que me dio mi maestro espiritual, porque nosotros practicamos también la conciencia de Krishna, entonces cuando uno toma iniciación en conciencia de Krishna recibe un nombre espiritual, que significa un “sirviente de la personificación de la devoción”. Entonces ese nombre es para recordarnos siempre que nuestra misión fundamental es servir, servir a través de todo lo que hacemos, servir a través de la música y de las actividades cotidianas. Entonces nosotros lo vemos así, como un servicio para todos, para la humanidad.

– Esto es más que un estilo musical, ¿qué diferencias hubo en tu vida antes y después de optar por seguir este camino?

La verdad es que ha sido muy positivo para mí. Yo estudié derecho, soy abogado de profesión, entonces siempre todas estas áreas me han ayudado un montón: la meditación, la recitación del mantra, principalmente el Maha-Mantra Hare Krishna que aquieta tu mente y te sientes con mucha energía, con ánimo; es un gran remedio que me ha ayudado muchísimo en la vida, además de la música, no sólo como músico, sino que también en la vida. El cambio ha sido radical, muy positivo. No es que uno cambia tanto externamente, no es necesario ponerse una túnica o andar con un estilo particular de pelo o sin pelo, sino que el cambio es interno, un despertar muy interesante en el que te das cuenta de que no necesitas nada más a parte de lo que viene de adentro. Nosotros no usamos ningún tipo de estimulantes para alterar la conciencia; al contrario, este Maha-Mantra y la música es muy estimulante para nosotros.

– Este es su segundo disco con Christopher Manhey como productor, ¿cómo fue la experiencia de trabajar con él?

Él es un amigo muy querido, sencillo y con una visión muy espiritual de la vida. Ha sido un honor y un placer trabajar con él porque es muy talentoso a pesar de su corta edad. Nos ha enriquecido mucho tanto su visión musical como profesional y es un gran productor. Esta vez no participó sólo como productor, sino como músico invitado tocando guitarra en una canción del disco nuevo.

– ¿Puedes describir el disco Two Bright Moons, que presentarán muy pronto en nuestra sala. ¿Qué diferencia tiene con el anterior?

Es un disco innovador que pasa por diferentes emociones y conserva la parte clásica pero también se sumerge en ritmos musicales nuevos, en ciclos rítmicos que son diferentes a los anteriores. También incluimos la guitarra de Manhey y el violín de Denis Kolobov, que es un maestro de Rusia que estudió en el conservatorio de Tchaikovsky y terminó con distinción máxima. Esto le dio riqueza y calidad, acercando el disco a los sonidos occidentales, pero sin perder nunca la parte clásica de la India. No es una fusión.

– En el concierto estarán acompañados de Usha Vikas, maestra de danza clásica de la India, ¿cómo se encontraron y cómo surge esta idea de invitarla?

Ella también es una gran amiga proveniente de India. Como nosotros practicamos un poco la filosofía de la India en nuestra vida cotidiana nos encontramos en diferentes eventos culturales y nos hicimos amigos. Ella es una gran maestra que comenzó a estudiar desde los 5 años y ahora está viviendo en Chile, dando clases y compartiendo estos estilos de danza en todas partes, en diferentes festivales y también representando muchas veces a la embajada de la India. Hemos hecho cosas en conjunto otras veces y ha sido muy positivo, entonces también estamos muy felices de que ella participe.

– ¿A qué tiene que ir dispuesto el público que asista al show de Krishna Sambandha en el Teatro NESCAFÉ de las Artes?

A disfrutar mucho. A dejarse llevar. El Teatro NESCAFÉ cuenta con una gran pantalla, en donde se transmite la ópera de Nueva York, nosotros vamos a ocuparla para hacer diferentes artes visuales y proyecciones, entonces las personas que vayan van a poder disfrutar no sólo la música, sino que van a viajar a través del sonido y a través de las imágenes. Así que deben ir dispuestos solamente a pasarlo bien, a escuchar y a cantar, porque nuestros conciertos son muy interactivos. No nos gusta que sea solamente ir a escuchar y que el público sea una entidad inanimada, los invitamos a disfrutar. Ese es el sello de Krishna Sambandha, generar una atmósfera muy cercana con el público y que el público sea parte de la banda.

Krishna Sambandha en concierto

Domingo 10 de diciembre – 19:30 horas
Entradas a la venta en Ticketek y sin recargo en boleterías del Teatro y en el Centro de Atención de la Comunidad de las Artes (Av. Providencia 1266) con descuento para socios.
Más información aquí.