¿Quién es Raquelita, la nena de Los Amados?

Al disfrutar del show El danzón de Los Amados es como si todo encajara. Más que nada los integrantes que en escena comparten similitudes en cuanto a edades y anécdotas. Sin embargo, hay un personaje que salta a la vista y crea más que curiosidad. Una nena. Esta “nena”, llamada Raquelita, que tiene como única referencia pertenecer a un kibutz proveniente de Nicaragua, es una pianista prodigio interpretada por Analía Rosenberg.

Raquelita se encarga de aportarle un toque de dulzura, pero, a su vez, de intriga al show. Analía Rosenberg nos adentra en su personaje para despejar ciertas dudas del público que la conoce. “No se supone que una nena deba estar en medio de ese ambiente, mucho menos que sea una kibutz que esté en Nicaragua. No es lógico, pero es divertido, muchos pensaban que era una nena de verdad y luego de la obra, decían: «¿Cómo le permiten a una nena estar en medio de todos ellos?»”

Sólo por mencionar, Los Amados, personajes de esta propuesta musical de larga trayectoria, son un conjunto de músicos atrapados en el recuerdo de la fama que tuvieron algún día gracias a sus interpretaciones. Ellos le cantan al amor, materia en la que dicen tener sabiduría. Es un elemento crucial para la puesta en escena de este musical ambientado en los años 50.

No obstante, en medio de este cómico y adulto cuadro se encuentra Raquelita, una nena que tiene entre 11 y 12 años, pianista clásica y de apariencia impecable. Un dato adicional es que por alguna razón “el Chino” Amado (Alejandro Viola) debe llevarla a la gira, quizá porque tuvo un idilio con la madre… en fin, lo cierto es que está comprometido con hacerla famosa.

El personaje de la pianista en las anteriores temporadas de Los Amados solía ser una contrafigura de las cantantes en escena, con típicas características de diva latina, despampanantes y sensuales. Raquelita, sin embargo, sale de este esquema que además está acompañado de una exquisitez musical que seduce y enamora al público. Así debutó en Pecar de pensamiento .

La “nena” nació como una idea de Alejandro Viola, director del grupo, en su primera conversación con Rosenberg al hablar de su participación en la compañía. “Cuando entrás al grupo, «el Chino» te pregunta cada una de las cosas que sabés hacer. En mi caso, soy judía, hablo en hebreo e idish, toco el piano y algo de acordeón. Tenía veinte años y era muy pequeña de apariencia, con esas características, «el Chino» vio que mi papel sería el de Raquelita.”

Rosenberg toda su vida estudió piano pasando por algunos géneros como el clásico, tango y música popular. “Siempre aprendí con profesores particulares y ahora estudié música latina que me gusta mucho. Es un poco difícil porque es una música que va a contratiempo, pero la disfruto”. En cuanto a su interés por seguir aumentando la lista de talentos, Rosenberg siente que puede ir descubriendo otras áreas de la música gracias a la influencia de los géneros que ha adoptado.

Pero aparte, esta artista hace diez años decidió incursionar en el teatro cuando entró al grupo. “Estudié con «el Chino», fue él quien me acercó al teatro, e incluso trabajamos en una obra anteriormente. Ahora me siento cómoda con el personaje, no sé cómo me saldría otro, llevo diez años interpretándolo. Para ser Raquelita me fijo mucho en lo que hacen las nenas, incluso las que están entre el público. Pienso que es similar a un personaje de cine mudo y al público le causa curiosidad escucharla hablar en hebreo, que por cierto es un texto verdadero”, dice entre risas. Analía comparte algo con Raquelita: sus raíces. Es de familia judía, tiene padres argentinos, pero el resto de su familia proviene de Europa del Este, ya que sus abuelos son polacos. El amor por la música lo heredó de su madre, quien también fue pianista.

En sus proyectos está continuar con Los Amados, aunque al mismo tiempo Analía tiene un dúo de música francesa con su compañera de elenco Daniela Horovitz. Ama la música y eso lo transmite en la constante curiosidad que tiene por experimentar con otros instrumentos y géneros. Actualmente, quiere profundizar sus estudios de acordeón y piensa musicalizar exposiciones pictóricas, actividad que hizo en ocasiones pasadas. Además, entre sus sueños le gustaría introducir composiciones propias en documentales para “musicalizar momentos”, como ella dice.

Nota publicada el sábado 04 de febrero por Ana María Maya en el diario argentino La Nación.
Enlace a la publicación original: http://www.lanacion.com.ar/1445798-quien-es-raquelita-la-nena-de-los-amados