Pretty Yende: la nueva voz del bel canto

Para cubrir los roles principales de la reciente producción de “El elixir de amor”, el Metropolitan Opera de Nueva York ha convocado a dos cantantes con caminos muy diferentes recorridos en el gran teatro neoyorquino. Mientras en el rol de Nemorino se tiene a Matthew Polenzani (50), un tenor con más de tres centenares de apariciones en el Met (debutó allí en 1997), de las cuales un decena ha sido conocida en Chile a través de las exhibiciones que realiza el Teatro NESCAFÉ de las Artes, en el rol de Adina está Pretty Yende (32), una soprano cuyas actuaciones en el Met no alcanzan las tres decenas desde su debut en 2013.

El sábado 10 de febrero podremos ver a Pretty Yende interpretando a Adina en la transmisión de “El Elixir de Amor” de Donizetti, en vivo desde el Met.

Pretty Yende nació en el pequeño pueblo de Piet Relief, Sudáfrica, en 1985. Se señala que cuando tenía apenas 16 años y cantaba en el coro de su iglesia quedó prendada por la música inserta en un comercial de televisión de British Airways, sin tener conciencia de que se trataba del famoso “Dúo de las Flores” de la ópera “Lakmé” de Delibes. Sabiendo luego que eso pertenecía a una ópera, la muchacha decidió abandonar otros planes de vida para dedicarse de lleno al canto y específicamente a la ópera.

Yende pronto ganó una beca para estudiar en Ciudad del Cabo, en la South African College of Music, teniendo como maestra a Virginia Davids, la primera mujer negra en aparecer en los escenarios operísticos de su país en los años del apartheid. Con esa decisiva ayuda, la joven vio cómo su talento vivió una verdadera explosión de buenas oportunidades artísticas, ganando galardones internacionales de máxima fama, entre ellos del Primer Premio del Concurso Operalia de Plácido Domingo, en 2011.

Estos triunfos ya la habían llevado a unirse al prestigioso programa para jóvenes artistas del teatro Scala de Milán (2009-2011), donde debutó en una ópera completa en 2010, el mismo año en que ganó primeros premios en otros importantes concursos de categoría mundial.

El momento clave de su salto a la máxima fama fue cuando en 2013 fue llamada por el Met para reemplazar a la indispuesta Nino Machaidze en el rol de la Condesa Adele en la ópera “El Conde Ory” de Rossini, con apariciones junto a Juan Diego Florez.

Desde entonces, Pretty Yende ha sido llamada por el Met en cinco temporadas posteriores, para “La flauta mágica”, “El barbero de Sevilla”, “Los putitanos”, “Romeo y Julieta”, la presente producción de “El elixir de amor” (que se transmitirá en vivo el 10 de febrero) y “Lucía di Lammermoor”.

Su testimonio

Al revisar los roles que canta Pretty Yende, salta la inmediata señal de que ella está consagrando su carrera al bel canto italiano. Consultada respecto al porqué de esa opción, sus palabras son las siguientes: “Me lo aconsejó mi profesora Mirella Freni, cuando estaba en la Academia de La Scala. Me dijo que mi instrumento era muy especial y me permitiría hacer lo que yo quisiera, y que el bel canto me ayudaría a que mi voz creciera, a abarcar todos los recursos posibles. Por supuesto hice caso de su consejo. Ella es el ejemplo vivo de que es así, consiguiendo que su carrera fuera larga y saludable”.

Asimismo, Yende prosiguió: “La primera aria belcantista que estudié fue “O rendetemi la speme” de Elvira en “I Puritani”. Cuando empecé a cantar la primera parte sentí que era una elección sabia, me sentía como en casa. Pero entonces llegué a la cabaletta y me di cuenta de que tenía mucho que aprender… No solo debía mejorar mi coloratura, sino también extender mi voz más allá dentro de mi registro. Entonces no sabía cómo usar bien los sobreagudos. Así fue como descubrí que la voz tiene otros registros, y que eso llevaba mucho trabajo. Otra gran soprano, Mariella Devia, me ayudó muchísimo en esto. Ahora mi voz ha crecido, es más extensa”.

Comentarios