Newen Afrobeat: “‘Curiche’ es resistencia y cambio de paradigmas”

La banda nacional Newen Afrobeat prepara el lanzamiento de su nuevo álbum, Curiche, que será este 12 de mayo en el TEATRO NESCAFÉ DE LAS ARTES, con un show que promete ser un verdadero ritual lleno de música, baile, magia y conexión con el público.

Newen Afrobeat define a “Curiche” como ‘un llamado a dejar de mal educarnos y a que cambiemos con respeto’.

Este es el segundo largaduración de esta agrupación conformada por 14 músicos, que después de aprendizaje y crecimiento se encuentra en un período de consolidación con nuevas creaciones. Y es que en estos últimos años el grupo vivió una importante experiencia al grabar el EP Newen Plays Fela en Nigeria junto a Seun Kuti, Cheick Tidiane Seck y algunos músicos de Egypt 80.

Para Macarena Rozic, una de las voces de Newen Afrobeat desde hace 5 años, el trabajo con la familia de Fela fue enriquecedor y los ayudó a conectarse con sus propias raíces. Una idea que toma más fuerza, tomando en cuenta que este grupo es fusión tanto en su nombre como en sus sonidos, teniendo como pilar fundamental al pueblo mapuche.

Así nació Curiche, un disco que Rozic define como “un llamado a dejar de mal educarnos y a que cambiemos con respeto, sobretodo a la energía femenina”. Revisa a continuación la conversación con la cantante, a semanas del lanzamiento del nuevo trabajo de Newen Afrobeat.

– Primero dieron el paso de aprender a expresarse con sonidos de raíz africana y luego el de comunicar a través de ello en un país como Chile, ¿cómo ha sido la experiencia?

Ha sido un camino, la verdad. De eso que dices sobre cómo expresar la música de raíces africanas acá, podría también sacar el cómo relacionarnos con la música de raíz, que viene de la tierra y que es el lenguaje de ciertos lugares específicos del mundo. Lo nuestro, claro, tiene raíz en África, pero también tiene raíz de acá, porque nosotros somos de acá. Gracias a ese viaje hacia allá, hemos al mismo tiempo tenido un viaje hacia nuestra raíz y al lenguaje de nuestra tierra. Por el mismo nombre que tenemos, que es Newen, porque en verdad acá pocas personas debe haber que no tengan, por lo menos a lo lejos, ancestros mapuches, entonces Newen sigue viviendo en todos nosotros. Para nosotros conocer esta cultura africana fue la forma más extraña y lejana de acercarnos a lo que hay acá al lado, y la historia que tenemos, que en el fondo no nos la cuentan. No nos educan para que nos sintamos identificados con esa historia, sino que con otras. También ha sido un encuentro de los sures del mundo… del hemisferio sur, de la resistencia, la descolonización, la mente, la música, de los cuerpos, las cuerpas. Bueno y todo ese viaje de años ahora lo expresamos con este disco que se llama Curiche, que significa “gente negra”.

– Newen Afrobeat tiene como parte esencial a la cultura mapuche y este nuevo álbum es prueba de ello, a través de esto, ¿cómo ves la relación del Chile actual con sus raíces y orígenes?

Creo que no es algo que pase solo en Chile, por lo menos también en el resto de América y África como continentes, tierras y personas colonizadas, veo que las nuevas generaciones están pensando en la historia que nos han contado, porque todavía nada hace sentido con esa historia, todavía el “conflicto mapuche”, que le dicen, continúa como algo que no se ha resuelto en todas nuestras vidas. Un conflicto no dura eso, sino las guerras. Y dentro de lo que significa re-educarse, re-mirar donde uno está parado, siento que hay una desconexión muy grande, pero tengo la fe que mis compañeros de mi generación y los que vienen estamos tratando de abrir los ojos, cuestionando lo que nos enseñaron, el cómo y porqué nos enseñaron así. Ese porqué sigue siendo el deseo de explotar esta tierra, a las personas, que somos nosotros. Lo que veo hoy es una incomodidad con el sistema en que vivimos y también incomodidad con el no sentirnos identificados con lo que es de acá, con las raíces y los pueblos que son de acá, porque hay un momento en que nos enseñaron que eso ya no está, que es pasado, pero eso no es así. Si uno se conecta con esta tierra, al tiro naturalmente se viene la cultura mapuche, entonces ahí está todo lo que necesitamos. Pero creo que esta apertura de ojos tiene que ir hacia los pueblos originarios de las diferentes tierras, antes de ser explotados, colonizados, evangelizados, etcétera.

– Este es su primer trabajo de estudio después del EP Newen Plays Fela (2017). ¿Cómo fue el desafío de grabar ese material en Nigeria y en qué sientes que aportó a su presente?

Ese momento pasó tan rápido. Creo que hemos tenido experiencias que para nosotros han sido casi sobrenaturales. Empezar a tocar un género que aquí no existía y unos años después estar tocándolo allá, en la cuna del género, con la familia de Fela y sus músicos, aprendiendo todo allá mismo, fue como, por un lado, preguntarnos “¿qué más hacemos? (ríe), llegamos al peak”, pero por otro lado nos quedó la responsabilidad de haber llegado hasta allá y ver que lo que viene es todo, todo lo que esta música nos trajo. El afrobeat surgió y siempre fue resistencia de un pueblo colonizado, de una persona como Fela que creció en una familia evangélica y millonaria de Nigeria, y se fue a estudiar medicina a Inglaterra como si fuese un gentleman, un inglés, porque así los criaban en familias acomodadas. Pero al llegar allá se dio cuenta que en su cabeza todo era equivocado, que es lo que nos pasa acá a muchas personas (…) Fue como un cachetazo darnos cuenta de que estamos súper aislados y que no quieren que descubramos África porque tiene mucha fuerza y tampoco quieren que descubramos lo que era Latinoamérica, lo que se enterró, porque tiene mucha fuerza, y es la fuerza de las personas.

– De este aprendizaje y apertura de visión nace Curiche, ¿qué me puedes contar del proceso creativo de este disco?

Fue un proceso creativo especial porque el primer disco lo compuso una sola persona, el Nico Urbina, que ahora vive con su familia en California. Como él se fue, nosotros seguimos con el primer disco y empezaron a salir muchas posibilidades. Continuamos tocando esa música y estuvimos harto rato con el primer disco. Después las coristas nos hicimos cargo, en especial la Fran Ri que se hizo cargo de la voz principal, entonces ahí cambió el mundo, porque estábamos ahora mujeres al frente y eso fue extraño, supongo, para el público que conocía a Newen y para nosotros mismos, que nos trajo muchos otros momentos, muchos otros cachetazos de darnos cuenta de cómo enfrentamos este cambio de paradigmas, porque no fue solo un cambio de forma, sino que fue algo muy profundo con muchas crisis, porque son temas también aprendidos y heredados de género que tuvimos que también cuestionarnos para poder seguir, entonces “Curiche” es resistencia, es afrobeat porque es resistencia y cambio de paradigmas. Si hoy sumamos algunos otros paradigmas de la época de Fela, este disco significa un despertar nuestro. “Open Your Eyes”, por ejemplo, también habla de eso. Ese un tema que hizo Oghene Kologbo, uno de los guitarristas de Fela, y nos lo regaló, nos dijo “tóquenlo, abran sus ojos”. Pero también nos dijo que era para que lo compartiéramos con nuestro país y nuestra gente, y eso hemos hecho.

– Dentro de este camino un punto importante es que son 14 músicos, ¿cómo se construye el día a día en una banda tan numerosa?

Todos los grandes asuntos de las sociedades se viven aquí en chiquitito. Todos los temas fueron compuestos entre todos, algunos llegaban con ideas, nosotras con algunas letras, otros con los arreglos. Fue creación colectiva. Entonces, dentro de los cambios de paradigmas ese fue uno, evitar de que alguien haga las cosas por nosotros, empezar a hacerlas todos y juntos, aceptando también la idea del otro y escucharnos, mirarnos realmente. La música también agarró una conexión especial que solo la da el tiempo y las comunidades, porque trabajar con tantas personas para un fin común es tan complicado como enriquecedor. Al final las complicaciones se equilibran con las recompensas humanas que uno siente y no solo humanas, sino que materiales, con los viajes que hemos hecho, porque esas cosas sobrenaturales que te digo yo se las atribuyo a la fuerza de los 14 Newen. Así, el fruto de esa esperanza y trabajo se ve, y multiplicado por 14.

– Y ese resultado es “Curiche” que van a lanzar este 12 de mayo en el TEATRO NESCAFÉ DE LAS ARTES. ¿Cómo va a ser este día de lanzamiento?

Va a ser muy importante para nosotros. Igual nosotros tenemos un montón de rituales y cada vez que tocamos tenemos un ritual, porque si no tenemos esos rituales no nos podemos organizar. Entonces este ritual es especialmente importante, porque significa todo lo que te he contado de este disco, significa todas esas memorias, todo ese aprendizaje, que se nota en la música y en la fuerza que logramos mover en nosotros mismos y logramos conectar con las cosas de nuestras compañeras y compañeros. Creo que el ritual está prometido, porque no tiene cómo ser de otra forma, pero fiesta… fiesta, por favor. Este ritual es para despeinarnos, para descolonizarnos, para bailar como nos salga de las vísceras, para escucharnos y muchas cosas. Es magia también.

Newen Afrobeat

Domingo 12 de mayo – 20:00 horas
Entradas a la venta en Ticketek.cl, y sin cargo por servicio en boleterías del Teatro y Comunidad de las Artes (Av. Providencia 1266) con descuento para socios.
Más información aquí.

Comentarios