Nathalie Nicloux habla sobre “una de las obras más lindas del teatro chileno”

“Ánimas de día claro” es uno de los primeros trabajos del destacado dramaturgo nacional Alejandro Sievekig, quien con un lenguaje sencillo y directo formó una historia capaz de emocionar y divertir a todo público. Ahora, a 60 años de su creación, la compañía La Originaria vuelve a llevar a escena esta entrañable obra que habla de la vida y la muerte.

Nathalie Nicloux es parte del elenco de “Ánimas de día claro”, la tercera obra de Alejandro Sieveking que lleva a escena la compañía teatral La Originaria.

Una producción teatral que llegará a nuestra sala este 27 de septiembre, dirigida por Angela Vallejo y Cristian Gajardo, para transportar al público hacia el lado más profundo del campo chileno, donde la magia y los relatos populares nos llevan a reflexionar sobre temas profundos a través de narraciones sencillas.

Cinco hermanas no logran dejar este plano después de morir, ya que aún no han cumplido su último y más ferviente deseo. De esta manera, quedan deambulando en una casona como fantasmas, hasta que llega un joven llamado Eulogio, quien desea comprar el lugar. Su buena intención lo lleva a ayudar a cada una de ellas a hacer realidad esos anhelos para que puedas dejar este mundo.

Así es “Animas de día claro”, un montaje que cuenta entre sus protagonistas a la actriz Nathalie Nicloux, con quien conversamos sobre la importancia que tienen para La Originaria este tipo de relatos y el valor fundamental de la obra de Alejandro Sieveking.

– ¿Cuál crees que es la importancia de realizar montajes que reflejan esos aspectos de nuestra cultura que se van perdiendo con el tiempo?

Alejandro Sieveking es uno de los dramaturgos más importantes, vivos aún, en Chile, y poder dar a conocer su trabajo para nosotros es un honor. Pero yo creo que también tiene que ver con que para mí poder hacer teatro implica conectarse con las personas que todavía no han tenido acceso a él. No quiero decir que hay una intención de otros colegas de alejar a la gente, pero sí a veces el teatro contemporáneo suele hacer justamente eso: alejar a personas que no han tenido acceso a ver teatro. Creo que Alejandro Sieveking tiene la maestría para hacer obras maravillosas que son universales y que permiten que la gente viaje, que es lo que al final es el teatro, un viaje colectivo. Pero además que no se sientan aislados de ese viaje, que se sientan parte de él y les sea fácil entender los códigos dentro de la obra. Esa es la gracia de Sieveking, hablar de grandes temas como el amor, el odio, la venganza, pero desde el filtro de lo costumbrista chileno, o de lo que era así.

– Es la tercera obra de Alejandro Sieveking que la compañía La Originaria lleva a escena. ¿Qué valor crees que tienen sus escritos para nuestra cultura?

Sí. En La Originaria tenemos cuatro obras, una que es “Entre Gallos y medianoche” de Carlos Cariola, que es un sainete del año 20. Tenemos “La Remolienda”, que es un clásico precioso y maravilloso de don Alejandro Sieveking. “La comadre Lola”, que representa otro tiempo de don Alejandro Sieveking, que fue una obra escrita en los años 80 y tiene una cosa un poco más… no sé si la palabra sería oscura, pero sí tal vez un poco más nostálgica, que tiene que ver un poco con lo que estaba pasando en Chile. Y “Ánimas de día claro”, que también es parte de su primera etapa, que es una obra que él escribió cuando conoció a Bélgica Castro. Entonces esta última es una obra muy linda, que habla del amor, que habla de la muerte. Como sabemos, Alejandro Sieveking es menor que ella unos 15 años y ellos se enamoraron de manera brutal y él escribió esta obra, preciosa. Esas son las tres obras que nosotros hacemos de don Alejandro, con la venia de él, que siempre nos va a ver, nos tiene muy en estima.

– Como compañía aseguran que el trabajo de Sieveking cuenta con una mirada crítica, psicológica y folclórica, ¿cuál es la importancia tienen para nuestros días esos puntos de vista?

“Ánimas de día claro” yo creo que es una de las obras más lindas y sensibles del teatro chileno clásico. Nosotros estrenamos esta obra el año pasado y hemos tenido súper buenos comentarios, la gente sale muy feliz, porque pone el tema de la muerte y el amor que son cosas que nos tocan a todos. Desde esa perspectiva es muy importante seguir haciendo este tipo de obras. En Chile hay un montón de personas que todavía no tienen un acceso al arte como algo que debería ser obvio durante la vida de cualquier ser humano y creo que este tipo de obras permite que la gente que no tiene acceso al arte de manera continua, se pueda acercar a él de una manera amable y sentirla propia. Entonces, creo que en ese sentido, dentro de la discusión de qué se puede cambiar de una obra así, para mí nada, creo que son perfectas, creo que hay que mantener su esencia y ese criollismo que tiene. Es importante no desvirtuarlo.

– Ahora vuelven al Teatro Nescafé de las Artes, ¿qué representa esta sala para ustedes?

El Teatro Nescafé de las artes para nosotros es un lugar al que le tenemos mucho cariño. Hemos trabajado ahí muchas veces, siempre nos hemos sentido muy acogidos no solo por la gente de producción, sino que también por toda la gente que trabaja en el día a día en boletería, los guardias, todos. Nosotros teníamos muchas ganas de estar ahí con las “Ánimas de día claro”, hemos estado muchas veces con otros montajes y para nosotros es siempre importante esa sala. Porque además yo creo que es un lugar emblemático de Santiago. Es un teatro antiguo, de una infraestructura maravillosa, de una energía muy buena también y donde nosotros como compañía nos sentimos muy cómodos.

– ¿Por qué crees que la gente debe venir a ver “Ánimas de día claro”?

Yo creo que todos deberían ver “Ánimas de día claro” porque nos recuerda la importancia del amor, de vivir la vida que queremos vivir, de cumplir nuestros sueños y nuestras metas. Deja un gusto de nostalgia y de ternura muy grande, así que todos invitados a que vayan y disfruten de este clásico del teatro chileno de don Alejandro Sieveking.

Ánimas de día claro

Viernes 27 de septiembre – 21:00 horas
Entradas disponibles en ticketek.cl, y sin recargo en boleterías del Teatro y Comunidad de las Artes (Av. Providencia 1266) con descuento para socios.
Más información aquí.

Comentarios