“Morir de Amor” se roba el corazón del público

Tras su estreno el 3 de agosto, el musical “Morir de Amor” ha cautivado a todos sus espectadores con su estética kitsch y su peculiar humor. Un montaje que parodia los clásicos dramas televisivos y que une por primera vez a Cultura Capital con la dupla de diseñadores teatrales Los Contadores Auditores.

La historia nos muestra cómo la vida de Ana Luisa del Río, la mayor de un acaudalado clan de mujeres, da un vuelco cuando llega Julián, su eterno amor de juventud. Este hecho desvela el romance de su marido Santiago Monterrubio y su hermana Ana Luz, además de otras oscuras verdades que permanecieron ocultas por años.

Un verdadero drama de telenovela que se transporta a través de los grandes éxitos A.M. latinoamericanos. Así, “Morir de Amor” no deja indiferente a nadie, algo que ha dejado en claro el público a través de las redes sociales.

Cabros déjenme ponerme mi capa de crítico teatral un momento (capa que no me pongo desde el 2005 oh my God) para hablarles de MORIR DE AMOR. ¿Saben qué? Olvídense de la capa de crítico teatral, esta obra es para todos, y se la voy a recomendar incluso a los que tarde mal y nunca va al teatro. Primero, es un musical con banda en vivo. Segundo, es una mirada muy divertida, ingeniosa e inteligente de esa narrativa que todos llevamos en la sangre: La del melodrama que todos vimos (¿vemos?) en la tele, y el melodrama que todos escuchamos en la radio. Y olvídense de la nostalgia, esto no es para regocijarnos en el pasado con una sonrisa aliviada, esto es para reírse a carcajadas apuntando con el dedo. En una época en que el pasado vende tanto, se siente increíblemente fresco que unos narradores finos nos digan que todo era increíblemente ridículo, y eso no tiene nada de malo. El talento que se ve en el escenario es suficiente para tener que estar aplaudiendo a cada rato, y lo van a pasar tan bien que van a irse admirando un poco a todos los que participaron en esta obra. En serio, echen a la juguera una playlist filete (que no voy a spoilear), todos esos videos de YouTube del tipo qué haces besando a la lisiada, un poco del Disney clásico, una pizca de Rocky Horror, y uno de los mejores mash-ups que he escuchado, y se harán una idea de lo que es MORIR DE AMOR. Vayan, les dicen. Si se la pierden se van a arrepentir. En el Nescafé de las Artes no sé hasta cuándo.

Una publicación compartida por Hermes Antonio (@hermeselsabio) el

Comentarios