Manu Katché, un baterista diferente

Por Orlando Avendaño

Manu Katché tiene en la actualidad 58 años y una larga carrera como músico, baterista, compositor y arreglador. Sus inicios en la batería son en el campo del pop rock, pues salió a la luz con gran éxito como baterista de Peter Gabriel en los ’80 y ha estado vinculado a él hasta el 2014, en uno de sus últimos discos.

En medio de esta larga asociación, en su larga carrera en el pop tocó en innumerables grupos importantes, entre los que destacan: Jeff Beck, Sting, Tears for Fears, Tracy Chapman, entre muchos otros.

Manu ha derivado al jazz, donde también ha inscrito su nombre con mucho éxito y, lo que es más importante -seguro producto de su origen francés y con gran influencia de ritmos africanos (Costa de Marfil) y su paso por el pop- ,como un baterista completamente diferente.

Ha actuado junto a jazzistas de renombre como Jan Garbarek, Tomasz Stańko, Herbie Hancock, Joni Mitchell, Joe Satriani, Richard Bona. Ha tocado en todos los festivales importantes de jazz en Europa y es uno de los más respetados músicos de jazz de Francia.

Manu no tiene aparentemente en su ADN musical la obligada influencia que todos los baterista de jazz tenemos (unos más, otros menos): Max Roach, Elvin Jones, Tony Williams y Jack DeJohnette, emergen en el “playing” de cada uno como un referente obligado en la manera cómo se trata el jazz de los últimos 50 años.

En Manu, esto no está. Es él. Acomodó esta sincopa africana, el control de tocar por años un rock estructurado y ordenado (Peter Gabriel) y su acercamiento al jazz, generando una mezcla que lo hace único. Es un baterista potente, que a ratos pareciese un poco más “bussy” (ocupado) de la cuenta y curiosamente no se siente así, por el sutil tratamiento que le da a la batería; las curvas de intensidad las domina a la perfección, de manera tal que aún cuando a ratos “toque mucho”, no distrae, no complica ni molesta a los solistas. Muy por el contrario, es un “oidor” nato, un músico que no toca para él, toca para sus compañeros, aportando constantemente color y matices.

Que me perdone Manu esta confianza hacia él, pero lo considero “El Gran Cocinero del jazz”: aliña, reparte especias, sabores, colores, matices, pone el condimento constante para mantener la banda despierta en esa fuerza y energía que hace del jazz una música tan vital, un sonido tan diferente.

Un referente obligado para tantos bateristas jóvenes que tenemos en Chile que pueden encontrar en Manu una manera diferente de tocar, un tratamiento único de los tambores. Cuando todo hacía pensar que ya todo estaba hecho, no era así, faltaba ver y oír a Manu Katché.

Manu Katché

Domingo 9 de octubre – 21:00 horas
Entradas a la venta en Ticketek y sin cargo por servicio en boleterías del Teatro.
Más información aquí.

Deja tus comentarios

Deja un comentario