La Caburé Tango Típica: tango de alto vuelo

En el monte chaqueño, el caburé (o tonolec) es un pájaro de canto hipnótico que ataca a sus presas de forma sorpresiva. En la jerga tanguera, el malevo que ataca a otro compadrito o le roba un beso a una dama desprevenida. Aquí, en la tierra de las tonadas, Caburé es el nombre de la orquesta típica que dirige el pianista Juan Pablo Moltisanti (Sparkling Big Band) desde hace dos años. En su caso, el proyecto materializa un viejo anhelo, pues el berretín de alinear doce músicos en una agrupación le viene desde fines de los ’90. Y aún más atrás se remonta su acercamiento al género: en su casa, dice, los tangos que escuchaba su padre hilaban la banda sonora cotidiana. Claro que fue el paso del tiempo el que le permitió conocerlo a fondo: “cuando fui creciendo, las letras fueron cobrando un sentido de identificación personal. Hoy, el tango es parte de mi historia: lo vivo, lo disfruto, lo sufro”. Divina catarsis.

Detrás de cada historia, hay primero una idea. Moltisanti vuelve al día cero de la Caburé: “Era un sueño que traía desde el ‘98. Y tuve el apoyo incondicional del maestro Rodolfo Mederos, el contrabajista Rubén Ripamonti y el cantor Diego Valentín Flores; ellos y tantos otros me ayudaron a dar el primer paso, a convocar músicos, transcribir partituras, coordinar ensayos”. De esta faena empedernida y autogestiva es hija la Caburé Tango Típica, preciosa yunta que alinea cuatro bandoneones (Esteban Calderón, Ezequiel Acosta, Gonzalo Tohmé y Fabrizio Colombo), un cuarteto de cuerdas (Fito Reynals y Carmen Nicotra, en violines; Fernando Giunta, en viola; Noelia Pavéz, en cello), una guitarra (Diego Ferreira), un contrabajo (Ripamonti), un piano (Moltisanti) a la potente voz de Flores.

Y cuando decimos ‘preciosa’ no exageramos porque la Caburé conjuga grandes valores: Flores (‘señor cantor’, con mayúsculas), Acosta (el fuelle de Altertango), Tohmé (ex Altertango; hoy, el bandoneón desgarrado de Tangos Desmedidos), Ferreira (experto en trazar firuletes y punteos tangueros) o Reynals (La Orquesta Violenta). “El grupo humano es un factor esencial para mantener una agrupación en carrera”, detalla el director. Vaya que lo es: con apenas dos años en la escena tanguera, la orquesta ya transitó escenarios locales, de San Juan y Chile, guiada por las posibilidades de la autogestión.

-¿Existe, actualmente, un resurgimiento de las orquestas típicas?

-Creo que hay un surgimiento de músicos que se involucraron más con el género. Por ende comienzan a haber bandoneonistas, violinistas, pianistas hasta cantantes y bailarines con buenas bases para ejecutarlo. A este fenómeno se suma la gran repercusión que el tango está teniendo tanto en nuestro país como en el mundo. Todo genera un gran cóctel para que reaparezcan las orquestas típicas.

-En este caso, ¿qué repertorio aborda?

-El repertorio abarca un estilo muy tradicional del tango, respetando esa esencia de las ‘típicas’. Son temas muy bailables, con arreglos compactos y muy orquestados. Hoy por hoy, seleccionamos los temas en base a nuestro gusto, pero bajo el lineamiento de que se encuadre en la época y el estilo de la vieja guardia.

-¿Qué proyectos tienen para el 2013?

-En enero, por lo pronto, estaremos presentándonos en el Teatro NESCAFÉ de las Artes en Santiago de Chile. Pero, además, la Caburé va camino a grabar su primer disco y algunos videos; y tiene previsto girar fuera de la provincia. Espero que tome mucho más vuelo.

Entrevista publicada por Mariela Encina Lanús y Lorena Misetich en www.losandes.com.ar

La Caburé Tango Típica – Gran Tango Show

Jueves 10 de enero 2013 – 20:00 horas
Viernes 11 de enero 2013 – 21:00 horas
Entradas a la venta en Ticketek y sin recargo en boleterías del Teatro.
20% de descuento para los socios de la Comunidad Teatro NESCAFÉ de las Artes.

Más información aquí

Deja tus comentarios

Deja un comentario