Ferruccio Furlanetto: “Ernani es una ópera muy exigente”

El cantante Ferruccio Furlanetto, quien interpreta a Don Ruy Gómez de Silva en una de las más célebres óperas de Verdi, entrega detalles claves sobre cómo ha sido su participación en el montaje realizado por The Metropolitan Opera de Nueva York, dada la compleja alternación de arias y caballetas que deben recitar los protagonistas.

¿Por qué cree que Ernani no ha sido tan representada como otras óperas de Verdi?

En primer lugar, es una ópera absolutamente exigente en comparación con otras realizaciones de Verdi, ya que necesita cuatro cantantes que sean realmente capaces de interpretar su música. Y ahora no tenemos muchos en cada registro. Esta ópera no puede sostenerse sin las voces correctas. Por eso mi papel es muy exigente. Silva es un tipo difícil, testarudo que desde el principio hasta el final grita “¡Venganza, venganza, venganza!”

Piensa en la diferencia entre Silva y Fiesco, que también comienza con el odio y la venganza, pero hacia el final tiende a la reconciliación. El duelo final entre él y Boccanegra es sorprendente debido a este cambio. Pero Silva, en contraste, va en una dirección. Por ejemplo, en el último momento me gusta poner mis pies entre los personajes que mueren para impedir que se unan incluso en la muerte. Es un papel difícil, ya que el aria es seguida por una caballeta y todos los jóvenes caballetas de Verdi se encuentran entre los graves y los registros de barítono. En la mayoría de los casos son más -por escrito- para un barítono que para un bajo. Recuerda a los caballeas en “Atila” y “Nabucco” (Zacarías). Verdi escribió probablemente estos papeles con algún cantante específico en mente.

La otra razón de la popularidad de esta ópera es una cuestión de moda. Hace unas décadas Boccanegra casi nunca estaba en escena y ahora está en todas partes. Las principales casas de ópera han hecho siempre “Ernani”, pero tal vez no con tanta frecuencia.

Casi en los pasos de Nikolay Ghiaurov

Me acuerdo del “Ernani” de Milán en los años 80. Nikolai Ghiaurov, que iba a cantar en La Scala en el rol de Silva, no quería recitar la caballeta. Se quejaba de que no estaba escrito el rol como el original. Claro que su verdadera razón fue que la caballeta no es bella y es anormalmente alta para un bajo. Es extraño, porque el resto de la pieza, así como fuerte y exigente, está escrito para un bajo. Básicamente Ghiaurov no quería hacer el papel. Entonces Riccardo Muti preguntó por alguien más que pudiera interpretar el papel y me escuchó y le gustó. Pero Ghiaurov, como supo que había un joven cantante que estaba dispuesto a intervenir –y como estaba en la cima de su carrera- aceptó de todas formas hacerlo.

Creo que para mí fue suerte. Es mejor cantar tarde que demasiado pronto dado que se necesitan todos los recursos vocales para saber cómo hacerlo. Por lo tanto, era importante que aprender en ese momento y digerirlo para el futuro.

– En “Ernani” -donde interpreta a un hombre de más edad tratando de casarse con su sobrina- los bajos tienden a jugar a los hombres mayores, como reyes, figuras paternas, hombres de la autoridad y el estado, incluso a una edad muy joven. ¿Cómo mantiene su calidad vocal después de tantos años?

Es habitual para los bajos, con la excepción de los papeles de Mozart. Te debes convertir en el personaje de edad y para eso el maquillaje es muy útil. Te miras en el espejo y piensas que son creíbles. Solo falta entonces poner voz y actitud correcta. Mi gran suerte fue que canté composiciones de Mozart durante 25 años, lo que era pura medicina. Mi voz se crió con cuerpo y mente en una dirección muy saludable. Actualmente canto papeles clave, como Don Quijote, con la frescura que no tenía hace 20 años. Tuve la suerte de ser asesorado por Karajan, Gulini, Solti y directores de la talla de Ponnelle, Faggioni, Chereau. Ahora puedo cantar lo que quiero y disfrutar el privilegio de ser un intérprete de papeles magníficos.

La importancia del profesionalismo

– Teniendo en cuenta que ha estado en escena durante 38 años, ¿qué siente cuando se encuentra con un productor o director que quiere manipular sus interpretaciones? ¿Hasta qué punto está preparado para ajustar su interpretación a una visión externa?

Siempre tengo ideas claras de lo que quiero hacer. El resto depende de la inteligencia del director. Si es un verdadero profesional, ¿por qué no seguir sus ideas? Cuando me ofrecieron hacer en Salzburgo “Don Giovanni”, con Chereau, yo era un poco escéptico al principio porque sabía que venía del teatro y que era mucho más involucrado en las películas en contraposición a la ópera. Barenboim entendía mis dudas y organizó una reunión de media hora en un aeropuerto de Berlín que resulto brillante. Comprendí que iba a crear algo muy inteligente y maravilloso, y yo quería ser parte del proyecto.

Además he tenido gran experiencia con gente como Faggioni, con quien hice mi primera Boris, y Ponnelle. Pero por desgracia actualmente existe un gran riesgo de caer en manos de personas no profesionales. A veces es bastante fácil hacerles entender que están equivocados. Sin embargo, también existe la posibilidad de conocer a alguien que no quiere escuchar. En ese caso o te quedas simplemente por el contrato y por las ventajas económicas de la misma, o te vas a casa. Por lo general soy muy cuidadoso cuando estoy aceptando una oferta de saber de antemano quién será el director. Me equivoqué una sola vez y aprendí la lección.

– ¿Cuál es el proceso de aprendizaje y re-aprendizaje de un papel?

Normalmente estudio el papel con antelación y luego lo dejo en paz hasta que siento que es el momento para retomarlo. Lo sorprendente es que mientras no lo estudio, el cerebro ha procesado lo que aprendió y cuando vuelvo a empezar me parece que está más presente que el día que lo dejé. Es muy importante para mí empezar con antelación, dejarlo, empezar de nuevo, y repetir el proceso hasta que esté listo para el escenario. Se debe aprender de memoria y hay roles que son más fáciles y otros más difíciles. Por ejemplo, “Nella Cattedrale Assassinio” no fue nada fácil, pero el resultado fue tan hermoso y tan gratificante que es muy útil para hacerlo, aunque igual tomó una dosis extra de estudio.

Moderna VS Tradicional

– Su repertorio, al igual que muchos cantantes de ópera de hoy, se basa en la gran ópera del siglo XIX. ¿Por qué cree que hay tantos cantantes que prefieren no cantar óperas modernas?

He cantado “Britten”, pero no se puede vivir de “Britten”. Hice “La violación de Lucrecia” en italiano, que era agradable, y lo he hecho con otras óperas modernas como de Pizzetti “Cattedrale Assassinio nella”, que fue compuesta en 1953. Básicamente no es una elección hacer un repertorio de un siglo determinado. Y no sé la razón sobre porqué otros cantantes están tomando sus decisiones, pero supongo que son básicamente las mismas razones que la mías.

– No puedo terminar esta entrevista sin mencionar “Boris Godunov”, que ha sido descrito como la “Aldea de los bajos”.

Para este papel se tiene que ser no sólo un cantante, sino un intérprete. Si no se tiene la combinación de estas dos cualidades no hay manera de hacerlo. Una hermosa voz no hace creíble a Boris en el escenario. En esta profesión nunca se puede decir que lo has hecho todo hasta el día de jubilación y aún así…

Entrevista realizada por Terri Knudsen
terri@operafocus.com

Usted podrá ver a Ferruccio Furlanetto en “Ernani” este sábado 25 de febrero, a las 15:00 horas, en transmisión directa via satélite desde el Metropolitan Opera House de Nueva York.

Más información aquí

Deja tus comentarios

Deja un comentario