El humor: la virtud del ser humano

Si la risa es una de las características que diferencian al ser humano (y a algunas especies de homínidos) de otros animales, el humor -que se define como el “modo de presentar, enjuiciar o comentar la realidad, resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas”- es una capacidad exclusiva de nuestra especie.

En la risa hay una fuente inagotable de salud física, emocional y mental.
Un remedio infalible para dolores y aflicciones.

En la visión del filósofo alemán Friedrich Nietzsche, “el hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa”. Y aunque esa idea pueda sonar un poco pesimista, no parece nada descabellada, pues hoy sabemos que en la risa hay una fuente inagotable de salud física, emocional y mental. Un remedio infalible para muchos dolores y aflicciones, pues puede producir efectos tan grandiosos como ayudarnos a calmar sensaciones de temor y angustia, mejorar nuestro ánimo, estimular la liberación de endorfinas e incluso reforzar nuestro sistema inmunológico.

Desde sus inicios, el Teatro NESCAFÉ de las Artes ha tenido plenamente incorporada esta idea, presentando una diversidad de espectáculos que tienen el humor como ingrediente primordial: desde el teatro mudo de Tricicle, hasta grandes comediantes como el Coco Legrand, pasando también por propuestas humorísticas musicales de altísima calidad -como Pagagnini y Los Amados- que han logrado que el público riera a carcajadas.

Reír nos hace bien, tanto así que la risa debería instaurarse en un artículo de la Constitución Política como un deber y un derecho ciudadano. El sentido del humor debería ser premiado en todos los niveles, como una expresión concreta de calidad de vida, a la vez que entre las medicinas complementarias debería darse fuerte impulso a las Terapias de Humor, Amor y Risas para la mejoría de los enfermos en los hospitales.

Reírnos de nosotros mismos y de las cosas “importantes”, perder el miedo al ridículo, atrevernos a hacer payasadas, descubrir nuevos sentidos de la realidad a través del humor crítico, la ironía, el absurdo, el quiebre con las reglas establecidas, la sorpresa, el juego de los sentidos y del significado de las cosas, todo lo que nos produzca risa, buena y contagiosa, sanadora y liberadora, podría ocupar un lugar más importante entre los artículos de primera necesidad.

Alfredo Saint-Jean Domic

Comentarios