El danzón de Los Amados

La nueva idea del grupo teatral-musical que lidera Alejandro Viola fue brillante: incorporar al público en forma directa al espectáculo de Los Amados (…) Ellos crean un clima de alegría único y esa colección de temas que remiten al repertorio de algún grupo latinoamericano en una boî te de los años 50 o 60 inducen, invitan irremediablemente al baile. Eso ocurre en El danzón de Los Amados , en forma explícita. Cuando “el Chino” Amado -en tres o cuatro momentos del espectáculo- indica que es el momento de mover el cuerpo, los espectadores saltan de sus sillas como resortes e inundan la pista de baile. Y allí estarán parejas de todas las edades y el espectador podrá deleitarse, tal vez, viendo a matrimonios de muchos años en su regreso a la pista.

La propuesta recopila algunos de los mayores éxitos del grupo, en un esquema similar, pero siempre efectivo. “El Chino” Amado, hipérbole del romanticismo, intentará seducir a las mujeres de la platea, será interrumpido una y otra vez por los comentarios desopilantes del contrabajista Tito Junkera, y la pequeña Raquelita mirará con odio a la cantante de turno y levantará su manito para saludar al final de cada tema. En este caso, la repetición es agradecida. El fan del grupo espera esas cosas y el espectador novato también lanzará carcajadas sin parar. El crecimiento actoral del grupo es cada vez mayor y su manejo con el público es asombroso. Demás está decir que son músicos geniales.

El danzón de Los Amados es la propuesta ideal para ir en pareja o con amigos y pasar una noche divertidísima con teatro, música y baile incluido al grito de: “¡Claro que sí”!

Extracto de la crítica publicada por Pablo Gorlero en el diario argentino La Nación, el día sábado 28 de enero de 2012.

Enlace a la publicación original: http://www.lanacion.com.ar/1443952-el-danzon-de-los-amados

Información sobre la próxima visita de Los Amados a Chile aquí